Creating chaos and uproar wherever she goes.




»Every time you lie.


Eva, ¿cuàntas veces te tengo que decìr que no hay que morder la manzana?
Pero Eva no aprende màs. Ella tiene que morder la manzana para despuès quedarse durante semanas padeciendo el dolor de estòmago.
Y es que la culpa no es de Eva. La culpa es de la maldita manzana que se muestra toda rojita y brillosa por fuera, pero por dentro està bien podrida y llena de gusanos, y de odio y mentiras.

Y sì, era de esperarse que èsto pasara.
Cada vez que me lo cruzo y me adula con sus palabras falsas que no se las cree ni èl, todo mi Universo se agita. Los pecadores no tenemos descanso.


lunes, 22 de febrero de 2010 8:09