Creating chaos and uproar wherever she goes.




»Harry Potter & The Deathly Hallows: review.



Tenía ganas de escribír una crítica más elaborada, principalmente porque me encanta hacerlo, y además porque mi querida bestie me pidió que lo hiciera (ella siempre alienta y alimenta mis obsesiones) pero la verdad es que tratándose de Harry Potter no puedo más que ponerme en mi papel de fangirl y dejarme disfrutar de esta saga que marcó mi pre-adolescencia, sin hacer críticas. En fin, he aquí mi review, pura y exclusivamente personal.

A pesar de que David Yates no es el favorito de los fans debido a su trabajo en las entregas anteriores, tengo que admitir que para mí es quien mejor sabe manejar a los personajes, incluyendo los secundarios, los vínculos entre ellos y las historias románticas que son de gran interés para la mayoría de los fans.
HP7 es la más oscura y dramática de las películas (ese clima se lo debemos también a Yates) y los que todavía no terminamos de sobreponernos a la muerta de Dumbledore vamos a derramar unas cuantas lágrimas más.
Y es que no es casualidad que en esta película nos sintamos invadidos por un sentimiento de nostalgia al caer en la cuenta de que el final está muy cerca.

En Harry Potter and the Deathly Hallows, Yates opta por centrarse en el viaje que emprenden Harry, Ron y Hermione en búsqueda de los Horcruxes, por lo que son contadas con los dedos de las manos las escenas en las cuales aparecen aquellos legendarios actores británicos (a destacar el fantástico Ralph Fiennes como Voldemort) a quienes no puedo evitar aplaudir de pie cada vez que voy al cine, y otros personajes secundarios que fueron de gran importancia en las seis películas anteriores.

Pero la principal duda que me aquejaba era si Daniel, Rupert y Emma serían capaces de cargar con el peso de una película entera sin el apoyo de otros actores de mayor trayectoria. Y al cabo de unos minutos, la respuesta fue obvia.
Daniel Radcliffe es Harry Potter pero Harry Potter está lejos de ser Daniel Radcliffe y me gusta que así sea porque el actor es muy diferente al personaje y eso hace a su interpretación más creíble. De hecho, está bueno ver lo fácil que le resulta adaptarse a las diferentes circunstancias que le toca vivír. No hay que olvidarse que desde su nacimiento, la vida de Harry siempre fue un subibaja de sorpresas y Daniel aprendió a trasmitir todas esas emociones al pie de la letra.

En cuanto a Emma Watson, no puedo dejar de hablar sobre su increíble evolución. Sólo la vi actuar en las películas de la saga, y todavía tiene muchísimas materias que aprobar, pero su Hermione Granger creció y maduró tanto como ella y lo bueno es que eso se ve reflejado en la pantalla. Su fidelidad hacía sus dos amigos, en especial hacia Harry; cómo nunca lo abandona, incluso sabiendo que tiene que hacer a un lado su propia vida para defenderlo y apoyarlo. Sin lugar a dudas, Emma sorprende y me tomo el atrevimiento de afirmar que se lleva esta película bajo el brazo.
Y para el final lo mejor: y ojo, que tenga favoritismo no quiere decír que no pueda hacer una crítica objetiva sobre Rupert Grint. Hasta ahora, Rupert tuvo a cargo suyo un rol secundario y prácticamente avocado a la comedia (que sabemos es lo suyo) pero en HP7 podemos ver como abandona un poco esa faceta para mostrar la angustia que siente en realidad Ron al ver como todo se desmorona a su alrededor, y teniendo la sospecha de que su mejor amigo y la chica de la cual está enamorado están juntos. Empujado por ese miedo vemos el lado más oscuro de Ron, el que lo deja en evidencia ante sus amigos. Una actuación brillante por parte de Rupert Grint, quien para mí es quien mayor futuro actoral tiene.

Siendo una de las películas más significativas de la saga, en Harry Potter and the Deathly Hallows no sobran los golpes bajos, los momentos de tensión, el fiel Dobby y la excelente escena de la fábula de los tres hermanos.


Nota personal: Gracias por incluir a Bill Nighy y Rhys Ifans en el cast. Dos actorazos a los que banco a muerte!


jueves, 18 de noviembre de 2010 4:55