Creating chaos and uproar wherever she goes.




»It all ends here.



Qué felíz me hace esta saga! Durante las dos horas y pico que duran cada una de las películas soy absolutamente felíz. No me importa nada, ni nadie. Me convierto en una pendeja de 15 años y me dejo llevar: me río a carcajadas, lloro, me asusto. Ojalá no se tuviera que terminar... Ojalá yo no tuviera que seguir creciendo. Pero en fin, mi próxima meta (para cuando se termine la saga) es conocer The Wizarding World of Harry Potter. No me voy a morir sin antes poner un pie en ese lugar.


miércoles, 24 de noviembre de 2010 14:09